Ágoraa diario la arena política

realidad en blanco y negro...

Maximiliano Cladakis-Edgardo Bergna editores. Organo de opinión política de Atenea Buenos Aires. Radio Atenea y Agora Buenos Aires

Escriben: Leandro Pena Voogt-

**********************************************************************************************

lunes, 1 de enero de 2018

El derecho a la oposición

opinión. Agora...a diario 01/01/2018



Maximiliano Basilio Cladakis

La verdad de las democracias republicanas modernas se dirime en el disenso, no en el consenso. La absolutización de esta última noción proclamada, bajo la impronta del “fin de la historia”, por el neoliberalismo no significa el triunfo de la democracia, sino su muerte. Es en el conflicto, en la disputa, en aquello que tan bien es signado por la pabra griega “agon”, donde se despliega la existencia democrática. Sin embargo, como señala Chantal Mouffe, el agón propio de la democracia, más aún de la política en el sentido clásico del término, se encuentra enmarcado en una serie de normas que legitiman las acciones llevadas a cabo por las partes en conflicto. Es decir, no todas las acciones son legítimas en el agón de la vida política.

A partir de la emergencia, en el plano institucional, de la diferencia “oficialismo-oposición”, pueden señalarse dos formas en que la legitimidad de origen puede desviarse hacia una ilegitimidad de praxis que quebrantaria estas normas. En el caso del oficialismo, su legitimidad de origen puede dar comienzo a un estado dictatorial o semidictatorial. Ejemplos existen de sobra: persecusiones políticas, represión , censura, etc. En el caso de la oposición, ella puede derivar en “golpismo”. También sobran ejemplos de esta desviación: intentos de destitución, alianza con los poderes mediáticos, ecónomicos y judiciales para deponer a un gobierno electo democráticamente, acciones violentas contra los simpatizantes y militantes de ese gobierno, etc. En definitiva, se trata de procesos que, en Sudamerica, conocemos de sobra y que, en el momento de mayor auge de gobiernos progresistas, vivimos casi a diario.

En el tiempo que atraviesa nuestro país, nos encontramos frente a la terrible amenaza del primer tipo de casos, el de la desviación del oficialismo hacia un cercenamiento, paulatino pero progresivo, del Estado de Derecho. La legitimidad de origen de la actual alianza gobernante dio inicio a una serie de acciones ilegitimas, casi en el dia mismo del comienzo de su gobierno (no cabe más que recordar la fecha en que se encarceló ilegitimamente a Milagro Sala). Presos políticos, represión, desapariciones que nos retrotraen a los “años de plomo” de nuestra historia, cercenamiento de la libertad de expresión y cercenamiento de la libertad de información: se trata de signos de una volutad que no desea ni permite oposición real alguna. Y decimos “oposición real” porque no nos referimos a esa oposición deseada por el oficialismo, esa oposición llamada “seria y respónsable”, que no es otra cosa que un conjunto de partidos que, en la praxis, son aliados del Gobierno. Ser oposición real es un derecho inexpugnable de la democracia y que, en el caso de ser cercenado, significaría el fin de la democracia en la Argentina.

Es un derecho, porque la democracia, exige un disenso real que sólo puede llevar a cabo una oposición real. Es un derecho, también, porque la democracia exige la libertad de expresar la oposición al oficialismo. Y es un derecho, además. porque esa oposición fue votada para que sea efectivamente eso:oposición, oposición real, voz discordante, representación efectiva de todos aquellos que nos oponemos de una u otra forma a la alianza de partidos que hoy gobierna el destino de la Argentina.




jueves, 7 de diciembre de 2017

Hambre, carcel y represión

opinión. Agora...a diario 07/12/2017





Maximiliano Basilio Cladakis

“Hambre”, “cárcel” y “represión” son los tres pilares del Gobierno de Mauricio Macri. Estos tres pilares se articulan en un mismo plexo constituyendo un sistema coherente y consistente consigo mismo. El gobierno de Mauricio Macri es un gobierno cabalmente de derecha. La derecha hambrea, la derecha reprime, la derecha encarcela a los que no acuerdan con sus medidas de muerte y saqueo. El Gobierno de Mauricio Macri realiza casi perfectamente estas tareas. Y si decimos “casi” es porque siempre puede ser peor.

Las políticas económicas actuales cercenan los derechos de millones de argentinos arrojándolos tendencialmente al hambre y la miseria. Y si las víctimas, o quienes se solidarizan con ellas, se atreven a llevar a cabo una manifestación callejera son reprimidos con la posibilidad de ser asesinados o de desaparecer, como aconteció en la última Dictadura Cívico-Militar. Esto no es una exageración. Ambas cosas ya ocurrieron. Dos nombres que lo dicen todo: Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

Dentro de este sistemático y articulado entramado, la cárcel y la amenaza de cárcel cumplen un rol fundamental. La persecusión política es una realidad efectiva. La prisión sin juicio previo a funcionarios del gobierno anterior y a reconocidos militantes sociales es una manifestación de ello. La cárcel es empleada como un instrumento diciplinador que acalle toda disonancia y sirva para imponer un pensamiento único. La amenanaza llevada a cabo por el Juez Bonadio contra Cristina Fernández de Kirchner es la apoteosis de este proceso. El Gobierno de Cristina (como anteriormente el de Néstor Kirchner) es el polo antagónico al actual gobierno. Políticas de inclusión social, políticas de ampliación de derechos, políticas que tendían a la democratización de la vida cotidiana, todo ello es negado y suprimido por el actual gobierno. Y, hoy, Cristina es la Senadora electa que representa la voluntad de quienes no aceptan la atroz realidad que se encuentra constituyendo la Alianza Cambiemos junto a los poderes económicos, mediáticos y judiciales.


Desde diciembre de 2015, nuestro país es atravesado por la institución de una nueva realidad: una realidad demoniáca, perversa, brutal. En estos tiempos, ser opositor al Gobierno es un deber moral ya que el Gobierno es un opositor radical a todo vestigio de moralidad.  

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Comunicado sobre el asesinato de Rafael Nahuel

opinión. Agora...a diario 29/12/2017


Edgardo Bergna

Maximiliano Cladakis


   Desde Agora... a diario repudiamos el asesinato de Rafael Nahuel y exigimos que se juzgue y condene a los responsables de su muerte. Repudiamos también el despliegue de políticas represivas contra los sectores más vulnerados de la sociedad que, en los dos últimos años, han ido en aumento de manera exponencial. El capital nace bañado en sangre y barro pero, además, se sostiene y acrecienta de la misma manera. La muerte de Rafael Nahuel es consecuencia de la violencia que el neoliberalismo, como versión extrema del capitalismo, exige.


lunes, 20 de noviembre de 2017

Escepticismo y realidad

opinión. Agora...a diario 20/11/2017




Maximiliano Cladakis

El filósofo danés Søren Kierkegaard señalaba que la fe auténtica, radical, se fundamenta en el absurdo. Lo absurdo no es otra cosa que lo que se presenta como imposible, aquello de lo que la realidad vigente no brinda atisbo alguno de realización. El acto de fe de Abraham, sobre el que el filósofo discurre en Temor y temblor, no tiene ningún sentido desde una visión del mundo que comprende lo real como aquello que efectivamente “es” y de lo que puede esperarse que “sea”.

En este sentido, la fe aparece en oposición con lo que es y con lo que “el rumbo natural de las cosas” señala que será. La definición clásica que realiza el cristianismo acerca de la fe como “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” es clara. Certeza de lo se espera, convicción de lo que no se ve, ambas construcciones ponen en juego una dialéctica entre lo que es y lo que no es, entre el ser y el no ser. Jean Paul Sartre sostenía que la esencia de la acción humana radicaba en elegir el no ser por sobre el ser. La acción pues, implica una negación del mundo, un negación de la forma en que este se encuentra constituido en pos de lo que aún no es.

El pesimismo vulgar y el llamado “realismo político” tienden a sacralizar lo que es. La sacralización del ser anula toda posibilidad de transformación de lo real al tiempo que reduce lo real a lo ya realizado. El pesimismo vulgar encubre una toma de partido, una elección por la forma en que se encuentra constituido hoy el mundo. Muy probablemente acepte que el mundo es injusto, sin embargo “las cosas son así y siempre serán así”. Desde esta perspectiva, todo intentó de transformar el mundo es un absurdo. Y tiene razón.

Es absurdo porque lo absurdo es lo que aún no es y lo que, desde la lógica de lo que es, tampoco será. Precisamente, de lo que se trata es de elegir el no ser por sobre el ser. Como señalan Mariategui al hablar del “pesimismo de la realidad y optimismo del ideal” y Antonio Gramsci al mencionar el “pesimismo de la razón y el optimismo de la voluntad” toda acción que intenté engendrar un mundo más justo, más equitativo, más vivible, tiene que negar lo que es, ser pesimista con respecto al estado actual del mundo, pero en ese mismo movimiento de negación debe afirmar ese mundo que no es pero que se desea. Precisamente, en esa opción por lo que no es, más aún, en ese compromiso radical con lo que no es, la realidad se modifica, lo establecido comienza a corroerse y lo que no es comienza a ser.

En los terribles tiempos que estamos viviendo, elegir por lo que no es, se vuelve un deber moral, una obligación para con nosotros mismos y para con todos los que padecen hoy un sistema de dominación, de miseria y de exterminio. La realidad, pues, no es solamente lo ya realizado, sino, también, lo que realizamos nosotros.



domingo, 12 de noviembre de 2017

Reflexión

opinión. Agora...a diario 12/11/2017

Lucia Pessina.


     Cien años de deuda, que es como decir “Cien años de soledad”, es “El Capital” de nuestra Patria. Flores negras hemos recibido y andamos en las llamas de “Todos los fuegos, el fuego” y nos consumimos en “Las Tumbas” de los días.
     Tantas veces pensé en que “Mañana digo basta” y así venceré “La nostalgia” y se acabará “La Náusea” que provoca el ser parte de una sociedad tan injustamente gobernada.
     Estamos viviendo una pseudo-democracia que carece de la esencial diferencia entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.
     No! No nos quieran vender más globos amarillos ¡Dejen de mentir! De subestimarnos, de inventar semejantes conspiraciones. Este es un gobierno anti-popular, neoliberal, de empresarios y para empresarios.
     Gobernar un país, como se  dirige una empresa, causa una pésima distribución de la riqueza entre los ciudadanos.
     Es necesario construir una sociedad plural e igualitaria, una sociedad con inclusión, como la llevada a cabo en las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner.
     ¿Qué es la dictadura? Algo parecido a la ideología del “si se puede”, del “todos juntos”. Hipocresía.
     Es terrorismo de estado, disfrazado con flores como estas, que provienen de raíces psicopáticas.
     Luego llega: la represión, la censura, la discriminación, la desaparición forzada de persona, la inflación imparable, apertura indiscriminada a las importaciones, poder absoluto a los medios hegemónicos, que son los principales culpables de que el pueblo no pueda ver ni escuchar la realidad. La realidad de la corrupción que se está llevando a cabo, la violación de los derechos humanos, listas negras, y atropellos como por la flexibilización laboral, el nombramiento de  jueces a dedo (todo por decreto)
     La constitución pasó a ser un adorno más, entre los adornos de la casa rosada, quita de medicamentos a los jubilados, pensiones a discapacitados, aumento de la mortalidad infantil en niños menores de un año, y así podría estar horas enumerando actitudes fascistas de estos ineptos que hoy nos gobiernan.

Dejo una pregunta: ¿Acaso esto es “La historia universal de la infamia”?...

lunes, 30 de octubre de 2017

Dos poemas

opinión. Agora...a diario 30/octubre/2017

Lucia Pessina.


                                                            “Experimento”


            Este poema habla de un cuerpo, perforado, espantado por un manoseo, por una sucia mentira. Basada en grandes encubrimientos.
Este cuerpo está encarcelado en un ataúd al que todos desean abrir. Y una lucha acecha, todos quieren experimentar con él, para seguir escondiendo una barbaridad.
En una montaña, en un río, fue enterrado dicho ataúd.
Pero nadie ha de conocer su paradero, solo yo lo conozco.
Porque ese cuerpo me pertenece, y porque ese cuerpo soy yo….

“Bruma


Cuando se tiene una pesadilla, el despertar es un alivio.
Como un final, una obra luminosa, habrá un hoy y un pasado atroz, iluminando días confusos, trágicos, y transformándolos a lo onírico.
A la aparición, día, milagroso sol, arco iris, allí cosmos infinito, soñando paz.
Las alas agitan alto, como volando sin parar. La vida va buscando magia y horas para no dormir, cansados, arruinados, maltratados por faltar humanidad, justicia y motivación.
La lluvia limpia con su límpida agua, todo lo sombrío y oscuro, y al minuto dormimos tranquilos.
Soñar con lo vivido, con la añoranza de un buen futuro, con la pasión, con el amor y la paz.
Morir ¿dormir? O acaso dormir ¿vivir?...
No voy a soñar lo mismo nunca más.
Ansío vivir soñando con una vida la cual mostrara lo fácil y no el difícil y complicado camino por transitar una ruta.
Abro los ojos y hallo: Paraíso y Apocalipsis.



lunes, 23 de octubre de 2017

Democracias

opinión. Agora...a diario 23/octubre/2017

Edgardo Pablo Bergna.

    El pasado domingo 22, se llevaron a cabo elecciones parlamentarias en la Argentina. Octubre del ´17 es el presente de una historia donde “la Democracia” es, acaso,  uno de los símbolos de madurez cívica mas intenso. Símbolo que, después de la dictadura cívico-militar más sangrienta del siglo pasado,  siguió consolidándose durante mas de tres décadas sin interrupción. Sobre la base de haber superado tanta dictadura totalitaria  se re-presenta algo así como un “espíritu”, en el que los argentinos nos reconocemos. “Haber participado de una jornada en paz”  “un día donde los ciudadanos ejercemos el derecho a elegir a quienes nos representan en libertad” “una fiesta para la Democracia” “no importa quien gane, lo importante es que la gente se exprese”. Todas son frases hechas de ambigüedades y abstracciones que le dan substancialidad a algo, sea material o inmaterial, que no lo tiene mas que en sentido impropio, hipóstasis del que surge, luego de materializado, el fetichismo de la democracia.

     Fetichismo de la democracia


     El término “fetiche” y de él la palabra “fetichismo” proviene del latín facticias que se puede traducir como “artificial” pero también se le asocia  la palabra portuguesa feitiҁo que, en este caso, “magia” y “manía” serían propias en la traducción y posterior etimología de la palabra aludida.

     A fines del S. XIX, casi al mismo tiempo, dos pensadores “Maestros de la Sospecha” como los llamó Paul Ricoeur emplearon el mismo término: Carlos Marx utilizó el concepto en su magistral obra El Capital denominándolo, “Fetichismo de la mercancía”, en tanto, el psiquiatra y padre del psicoanálisis Sigmund Freud lo despliega en  Tres ensayos para una teoría sexual. El término “fetichismo” constituye siempre una “representación deformada e ilusoria de las cosas”.  A nuestro entender el concepto “democracia” en la actualidad y en el terreno de La política local adolece, en cierta forma, de un estado de sacralidad en si misma que anula toda crítica que se pudiera hacer a gobiernos, por el mero hecho de que sus gobernantes asumieron  sus puestos a través de elecciones. Tomar la parte en que los gobiernos son elegidos por las mayorías populares para definirlos en su totalidad como “democráticos” aunque durante su ejercicio abunden en medidas antidemocráticas (antipopulares) es lo que en retórica se llama “sinécdoque”: tomar una parte para designar el todo.

   Creemos que nuestra mirada acrítica y condescendiente hacia nuestros procesos democráticos y su justificación basada exclusivamente en el momento de la elección, se debe, por un lado, a la experiencia traumática que padecimos a lo largo de la proliferación de gobiernos de facto, totalitarismos, sometimiento de la mano del terrorismo de Estado, torturas, desaparición forzada de personas, por otro lado y derivado del anterior a la molestia y temor de que, al dirigir la crítica hacia actos de gobierno antidemocráticos se nos atribuya “golpismo” reduciendo, entonces, a la Democracia (gobierno ejercido por el Pueblo) a su momento de origen en la elección, alimentando además el desplazamiento de democracias participativas hacia democracias representativas y delegativas. Llegando a la contingencia actual en nuestro país (y el mundo) de presenciar democracias débiles, de baja intensidad, o incluso adulteradas.

     La derecha que gobierna hoy nuestro país fue ratificada en sus actos de gobierno en los  comicios parlamentarios de octubre del ´17, con todo, justificando y sosteniendo la impotencia crítica sustentada en los motivos descriptos arriba, no se justifica por ningún motivo que no sea de profunda matriz ideológica, arraigada en valores morales y éticos conservadores, reaccionarios y racistas, su desempeño en las urnas. Las reelecciones y las elecciones de medio término son las herramientas idóneas para confrontar gobiernos antidemocráticos o ser cómplices de “Totalitarismos invertidos”


      Conservadora, reaccionaria y racista es la  materia que constituye la sustancia política de las derechas que nos gobiernan, es decir: el elector de Cambiemos contó con la suficiente información  y experiencia para inclinarse por un “modelo” de exclusión y concentración eligiendo, además, por los atributos complementarios, pero a la vez necesarios para que el “modelo” “produzca” y eligió a un gobierno en plena acción antidemocrática cuya partida de nacimiento fue nombrar por decreto a jueces de la CSJ  mantener desde su asunción presos políticos y ser en tanto Estado responsable de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, además de la represión en todas sus formas. Nuestra posición: a favor de los oprimidos, convencidos además de que “Unidad Ciudadana” comenzó a ser  la verdadera oposición real a las derechas PRO pidiéndoles  a los funcionarios del actual gobierno a los dirigentes y a los militantes neoconservadores que, aunque sea, sin dejar de utilizar la inflexión meliflua y empalagosa que los caracteriza, muestren desde donde hablan, asuman los electores su pertenencia a las derechas y den la batalla dentro del discurso político en la calle y desde las bibliotecas y no desde el abrigo de la televisión amiga y el diario Clarín.

sábado, 21 de octubre de 2017

Cambio

opinión. Agora...a diario 21/10/2017

Lucia Pessina.



Nos prometieron un cambio y yo me pregunté ¿un cambio? ¿De qué? Y ahí surgió un cuento de realismo mágico, un cuento de ficción, un cuento fantástico, y así el término “cambio”, se convirtió en el término “cuento”
El hacedor, ó sea, el autor de ese cuento, lo transformó en una historia llena de utopías, de mentiras, de promesas incumplidas, con grandes capitales de índole policial, de desapariciones tal vez seguidas de muerte, de miseria, de hambre, de violaciones a los derechos humanos, de femicidios, de discriminación, de censuras.
Este libro titulado “cambio” constaba de varios cuentos. El prólogo fue escrito por famosos payasos: uno de ellos vestido de árbol, otra vestida de Rambo, otra que en su juventud había sido reina del Chaco, un malabarista de monedas, un recaudador de impuestos, una disfrazada de Heidi y un fracasado ingeniero.
Bueno, pensándolo bien creo que, en definitiva es un cuento de terror que empezó a escribirse en el año 2015, aunque fue un plagio de muchos otros cuentos escritos en la década de los 70, 90 y el año 2000. Como partes de todos ellos, y bien pudiera haberse llamado: “La Divina Comedia”, “Mentime que me gusta”, “Ficciones”, etc.
Y como para concluir, “Antes del Fin”, me gustaría que este libro que se está escribiendo y en el que los personajes somos todos y todas, concluyera siendo muy optimista y con páginas escritas como las redactadas entre los años 2003 y 2015.




miércoles, 11 de octubre de 2017

Una elección

opinión. Agora...a diario 10/10/2017


Maximiliano Basilio Cladakis

   El eje de las elecciones legislativas que acontecerán en unos días no se despliega sobre una mera disputa entre partidos en el sentido burocrático-formal del término. Tampoco se trata de una disputa entre personalidades individuales, a modo de un reality televisivo, donde lo que se premia o castiga es la simpatía o  antipatía hacia una candidata o candidato, tal como si se tratase de “estrellas mediáticas”. Comprender la esencia de las próximas elecciones a partir de la primera forma o de la segunda es enmascarar el núcleo que constituye la disputa real que se desarrolla en nuestro país.

   La antinomia entre neoliberalismo y democracia es el suelo fundamental sobre el que discurre el devenir político de la Argentina, cualquier otro eje de disputa es absolutamente secundario. Las identidades políticas tradicionales, se trate del peronismo o del radicalismo, se diluyen en la forma de ornatos que sólo adquieren significado a partir de la toma de posición dentro del agon entre los dos polos de oposición mencionadas. Neoliberalismo y democracia son las alternativas sobre las que deberemos elegir. Elegir un sello, una bandera, una simpatía personal es, o bien ignorar lo que realmente está en juego, o  bien, ser cómplice de un ocultamiento deliberado acerca del posible devenir de nuestro país.

    Dentro de poco tiempo, se cumplirán dos años del triunfo de la Alianza Cambiemos en las elecciones presidenciales de 2015. Ese triunfo significó la reinstitución del proyecto neoliberal en nuestro país. Dicha reinstitución estuvo signada por el cercenamiento progresivo de derechos. Aconteció, y acontece, pues,  un proceso permanente de cercenamiento de la democracia. Despidos masivos, pauperización  del poder adquisitivo de las grandes mayorías, desmantelamiento de la educación y de la salud públicas, presos políticos,  represión, llegando, incluso, a suceder lo impensable: la desaparición forzada de personas. Se trata de algunos de los síntomas de una época marcada por el triunfo del neoliberalismo en nuestro país.

    El sentido de las próximas elecciones, por tanto, es el de dar o no el aval a este proceso de consolidación del neoliberalismo y su consiguiente proceso de aniquilación de la democracia. Si bien puede sonar paradojal y contradictorio decir que, en una elección democrática, está en juego la democracia misma, se trata de una dilema real. La reducción del concepto de democracia a la elección de cargos públicos cada dos años es una de las estrategias del poder real (el neoliberalismo es la transfiguración del mundo de acuerdo a los deseos de ese poder real, la creación de un mundo a su imagen y semejanza) para socavar los cimientos de la democracia. Las elecciones son condición necesaria pero no suficiente para el despliegue de una vida democrática auténtica.

   La democracia es un sistema no sólo de elección de funcionarios sino, también, un sistema de derechos: derecho al trabajo, derecho a expresarse libremente, derecho a la educación, derecho a la salud, derecho a una vivienda digna. Hoy mismo, al cercenar varios de estos derechos, la Argentina se encuentra en una zona difusa donde la democracia de origen fluctúa hacia una especie de tiranía o dictadura del mercado, sin anular por ello el proceso eleccionario clásico del sistema democrático de acceso a cargos públicos.

    En este sentido, Unidad Ciudadana es la única oposición real, efectiva, verdadera, al proceso de desmocratización de nuestras vidas, la única alternativa, hoy, al avance irrefrenable del neoliberalismo. Pues no se trata solamente de “hacer frente” a la Alianza Cambiemos.  Dicha alianza, como sus funcionarios, no son otra cosa que figuras que responden al poder real, figuras que pueden ser reemplazables.  El oficialismo  es el neoliberalismo, no un simple partido político, y dentro del oficialismo hay otros partidos además del hoy gobernante. Por un lado, se encuentran aquellos que potencialmente podrían ser reemplazantes del actual gobierno en el futuro para continuar el mismo proceso de desmantelamiento de la democracia. Por otro, se encuentran también algunas fuerzas minoritarias que sirven al neoliberalismo distrayendo la atención, haciendo oposición a la oposición real. Tanto unos como otros cumplen su función dentro del despliegue del poder real en su proyecto de instaurarse.

   La elección por la democracia, hoy, es la elección por Unidad Ciudadana.

   

sábado, 30 de septiembre de 2017

Carta a Santiago

opinión. Agora...a diario 30/09/2017




Lucia Pessina

No me conociste, me llamo Lucía, te cuento que soy una señora mayor que bien podría haber sido tu madre y vos mi hijo.

Yo si pude conocerte por los medios de comunicación, y no en los mejores momentos.
Con tus jóvenes 28 años y tu enorme solidaridad, ya albergabas en tu pecho en su humanidad toda a un pueblo discriminado, perseguido, explotado y robado por los poderosos. Los Mapuches.

El salir en la defensa de ellos, frente a una feroz represión -cacería- como le llaman esos represores, en condiciones de increíble desigualdad: siete originarios contra cien gendarmes, éstos en superioridad de condiciones, portando armas de fuego, (los llamados corchazos), mientras que ustedes para defenderse usaban piedras y palos.

Aquel primero de Agosto, que será inolvidable para que quede guardado en la memoria como un acto de tremenda crueldad e injusticia. De oscuridad con río y un árbol, una gorra y una mochila que duelen hasta las lágrimas.

Escuché voces: ¡Cazamos a uno! Y de pronto gendarmes haciendo una cortina para cubrir un “bulto” cubierto con una bolsa negra y acto seguido la camioneta blanca, el unimog y luego el silencio, silencio que habla mucho, que habla tanto como para decir que eras un desaparecido forzado en democracia, máximo delito dentro de los derechos humanos.

Luego vino la subestimación del pueblo, el querer hacernos creer que vos, Santiago, estabas en Chile, en Entre Ríos, en Mendoza, que un cuchillo, un puestero, que se yo….

Sabes, en 4 días se cumplen 2 meses que no hemos vuelto a saber nada de vos ¿Pero sabés qué? Fueron muchos los desaparecidos, algo así como 30.000 y pasaron 40 años pero jamás fueron olvidados, al menos por la gente que militamos por la memoria, la verdad y la justicia.

¿Pero sabías qué; Santiago?: ¡Esta vez NO! Como sea vamos a saber de vos, y estos ineptos, corruptos, delincuentes y todo tipo de adjetivación mala es válida. Macri, Patricia Bulrrich, Noceti, Garavano, Juez Otranto y los gendarmes, no sé cómo ni de qué manera, nos van a tener que decir a todo el pueblo argentino: ¿A DONDE ESTÁ SANTIAGO MALDONADO?

Prohibido olvidar, y hasta la victoria siempre Santiago”….