Ágoraa diario la arena política

realidad en blanco y negro...

Maximiliano Cladakis-Edgardo Bergna editores. Organo de opinión política de Atenea Buenos Aires. Radio Atenea y Agora Buenos Aires

Escriben: Leandro Pena Voogt-

**********************************************************************************************

miércoles, 23 de mayo de 2018

Autonomía y heteronomía en los itinerarios de nuestra historia

opinión. Agora...a diario 23/05/2018



Maximiliano Basilio Cladakis

Los itinerarios por los que transita la historia tienen siempre algo de inexcrutables. Se trata de senderos extraños, donde lo impesado se manifiesta, a veces, bajo el modo de lo terrible y demoníaco, otras, las menos, como dirupciones que parecieran estar a un paso de redimir los tiempos.La historia no es, pues, en forma alguna un proceso lineal y progresivo, capaz de ser previsto por la razón y el cálculo. Esas no son más que ensoñaciones de un optimismo embriagado, superfluo, esteril, alejado y alienado de la existencia concreta de los hombres sobre el mundo. Sin embargo, tampoco se trata del Eterno Retorno de lo Mismo, de la repetición permanente y cíclica de lo acontecido. La verdad de la historia se manifiesta en la forma de un zig zag, de contradicciones que se superan para luego volverse a constituir, de superaciones parciales, de progresos parciales, de retrocesos parciales.

Una de entre tantas interpretaciones que podrían darse al 25 de mayo de 1810 es el de de ser el intento de institución de una comunidad política. Una comunidad política implica necesariamente el concepto de autonomía. Esto ya lo sostenía Aristóteles hace casi dos mil quinientos años. La comunidad política sólo puede ser en tanto autonomía. En este sentido, la heteronomía (la ley proveniente del Otro) anula la posibilidad de dicha institución. En el caso de 1810, el desplazo de un virrey y la constitución del Primer Triunvirato pueden leerse a partir de esa clave: hacer nacer una comunidad política desplazando lo heterónomo para afirmar la autonomía; autonomía y heteronomía son, pues, conceptos antagónicos. Bien podría leerse el devenir de nuestra historia como el depliegue agonal de estos dos polos de disputa. El imperialismo económico ingles, la posterior subordinación a los Estados Unidos, las dictaduras, las proscripciones políticas son modos de heteronomizar a la sociedad argentina e imposibilitar su transfiguración en una comunidad política propiamente dicha. De igual modo, pero en dirección contraria, las luchas populares, los gobiernos progresistas, reformas como las del ´18, el Cordobazo, etc., fueron momentos de disrupción con los poderes heterónomos e instituyeron, cada cual a su manera, modos de autonomía comunitaria.

Los itinerarios de nuestra historia se encuentran atravesados por esta oposición . Fenómenos que, en nuestra existencia concreta, no dejaron ni dejan de manifestarse de manera ambigua, paradojal y contradictoria.Este 25 de mayo, por ejemplo, nos encuentra haciendo frente a la posible subordinación a los dictámenes del Fondo Monetario Internacional a partir de una decisión del actual gobierno. Paradojicamente, ha sido el electorado en el ejercicio autónomo de sus responsabilidades y derechos cívicos el cual ha llevado al poder a un gobierno cuyo uno de sus fines pareciera ser el de entregarnos al dominio de un Otro sepultando toda posibilidad de autodeterminación sobre nuestros destinos como nación.