Ágoraa diario la arena política

realidad en blanco y negro...

Maximiliano Cladakis-Edgardo Bergna editores. Organo de opinión política de Atenea Buenos Aires. Radio Atenea y Agora Buenos Aires

Escriben: Leandro Pena Voogt-

**********************************************************************************************

martes, 5 de enero de 2010

Pino Solanas: de la Hora de los Hornos al progresismo blanco









Martes 5 de diciembre de 2010



Maximiliano Basilio Cladakis


    Lo de Pino Solanas no es un caso extraño. De por sí, existe un refrán de sobra conocido: “incendiario de joven, bombero de grande” (otra forma algo más directa que adopta el adagio es “comunista de joven, burgués de grande”). Sin lugar a dudas, Pino fue un referente fundamental para todos aquellos que nos sentimos parte de los movimientos nacionales y populares. Por un lado, su cine militante que marcó a fuego a más de una generación, por otro, su compromiso con las causas del Pueblo que lo llevaron a sufrir un atentado durante el menemato. Pino fue un icono, un ejemplo de lucha. De eso, repetimos, no caben dudas.


   Sin embargo, lo que Pino fue, ya no lo es. En el 2007 volvió a postularse después de largo tiempo para una elección presidencial. No le fue mal, quedó algo así como en el quinto puesto prácticamente sin publicidad. Algunos, incluso quienes no lo votamos, nos alegramos de ello. Un referente del campo nacional y popular había vuelto a la arena política, y había obtenido, teniendo en cuenta las condiciones, resultados positivos (salió por encima de Sobich que llevaba tiempo trabajando en su candidatura y contaba con muchos más medios que Proyecto Sur). Sin embargo, ya entrado el 2008, Pino comenzó a sorprendernos. Aquel que valientemente hubo desafiado a la oligarquía en “La hora de los hornos”, se había colocado al lado de la Sociedad Rural durante el conflicto generado por la 125. Intentó defender la posición de su espacio político hablando de “arreglos” entre el Gobierno y empresas multinacionales, también dijo que el conflicto se trataba sólo de una pantalla de humo, de una lucha de intereses entre dos “mafias” (aquí uno le podría haber dicho que, en el caso de que esto sea así, él eligió estar con una de esas “mafias” ya que apoyó el pedido del “Campo”).  Pino ya había comenzado a mostrar que la hora de los hornos  había pasado.


   Sin embargo, la cosa no terminó allí. Después de aquel acto fundamental*, Pino continúo alineándose con la oposición de derecha para atacar por “izquierda” al Gobierno Nacional. No fue el caso de Sabatella, ni siquiera del SI, lo cuales, aún teniendo distintas posiciones con respecto al Gobierno, intentaron no ser funcionales a la restauración conservadora. Pino, no. Incluso, su espacio ha llegado a decir que eso de “ser funcional a la derecha” es un invento del kirchnerismo (habría que preguntarles que piensan de la posición del PC entre 1945 y 1955).


    Ya en el 2009, año de elecciones legislativas, el cambio de Pino se hizo mucho más explícito. No hubo programa de televisión que no lo tuviera como invitado de lujo. No sólo TN, sino incluso el mismo Mariano Grondona lo tenía sentado a su lado domingo de por medio. El conductor de “Hora Clave” lo escuchaba con atención y asentía a las proclamas anti-kirchneristas del líder de Proyecto Sur. Porque Pino sólo hacía y hace eso, hablar mal del Gobierno. Fue memorable el debate realizado en TN entre los candidatos a legisladores para la Ciudad de Buenos Aires. Junto a Pino se encontraba Gabriela Michetti, Pratt Gay y Carlos Heller. El cineasta devenido en diputado estuvo la casi toda la hora que duró el programa atacando, junto a los candidatos del PRO y de la CC, al representante del oficialismo. Incluso, entre los tres opositores había sonrisas complices, como si manejaran un lenguaje común, una idiosincracia compartida de la que Heller estaba excluido. A esto habría que agregarle, la infinidad de entrevistas publicadas en La Nación, como así también notas que, de su propia mano, escribiría para el diario de los Mitre.


   Todo esto le valió un segundo puesto en las legislativas porteñas. Pino se volvió la niña mimada de los medios y del establishment. Pasó de representar el espíritu combativo del peronismo revolucionario a ser un “progresismo” aceptable, que habla de  “mafias” y de “corrupción”, que responsabiliza de todos los males que azotan a la patria a una “clase política envilecida”. Incluso, su “caballito de batalla”, es decir, la nacionalización de los recursos naturales, es algo poco peligroso. Por un lado, porque no hace sino inflamar el espíritu “nacionalista” de gran parte de la población a la que le indigna que el “oro” lo explote una multinacional pero que no le preocupa que, hasta hace unos meses, los peones de campo no posean un estatuto de trabajo (situación que cambió el Gobierno Nacional). Por otro lado, porque lo que pide Pino es imposible de hacer sin una reforma constitucional ya que, en la Constitución de 1994 (de la que él formó parte), se establece que los recursos minerales son de las provincias y no de la Nación. Eso Pino no lo dice. Claro, los espacios que le son cedidos para hablar justifican el golpe de Honduras a partir del intento de reforma constitucional. “Donde se come no se c…” podría decir alguno. Sin embargo, todo esto no significa que el reclamo por los recursos naturales no sea justo. Si bien el reclamo es legítimo, es utilizado para ocultar los conflictos principales que desangran a nuestro país. Habría que recordarle a Pino que Argentina no es Bolivia y que la principal fuente de riquezas no proviene de la explotación mineral sino de la renta agraria. Por algo, la Pampa Humeda es tan importante en nuestra economía.


    Ahora se habla de una posible alianza electoral para el 2011 conformada por Proyecto Sur, el Partido Socialista y el espacio de Luís Juez. Pino afirmó que se trata de algo que le interesa. Esto no hace sino afirmar lo que venimos diciendo. Binner es quien pedía la desaparición de las retenciones y quien le dio la razón a Valenzuela cuando habló sobre la seguridad jurídica. Binner es, también, una niña mimada del progresismo, elogiada por establishment. Su alianza con la Sociedad Rural, con la Coalición Cívica y la UCR, con Cobos inclusive, lo convierten una elección muy atractiva para las corporaciones. Con respecto a Juez, quien escribe, recién ahora se acaba de enterar que es de centro-izquierda, como sostiene Pino.


   El “progresismo blanco”  tiene una larga trayectoria en nuestro país. Históricamente siempre ha jugado a favor de los sectores conservadores y se ha unido a ellos para atacar por “izquierda” a los movimientos populares. En diciembre del año que pasó, Proyecto Sur no tuvo ningún empacho en formar un único bloque con los apologetas de la dictadura de los ´70 y del neoliberalismo de los ´90 para repartirse las comisiones de la cámara baja. Así también, el gesto de Pino bajándole el pulgar a la militancia kirchnerista dice mucho. No se trataba del PJ, sino de militancia popular, mucha de la cual siempre lo respetó y admiró. Le bajó el pulgar a la militancia popular, dijimos, al mismo tiempo que se lo levantaba aquellos que, a través de tantas películas, supo oponerse años atrás.














   



* Quien escribe tiene la firme convicción de que el conflicto con las patronales agrarias representó una bisagra para la política argentina, tanto a nivel económico como cultural, ya que se trató de un triunfo, no sólo material sino también simbólico, de los sectores oligárquicos-liberales a partir del cual las fuerzas conservadoras han realizado una avanzada en la escena nacional impensable unos años atrás. Los que votaron en contra de la 125 son responsables de ello, aunque se asuman como progresistas o de centro-izquierda.


4 comentarios:

CASPA DE MALDITOS dijo...

Bien, loco. Suscribo 100% cada una de tus palabras.

Mirko dijo...

Burgués Pino Solanas? jaja mira bien a los que estas defendiendo, ¿cuantos millones de dolares tienen tus gobernantes "populares"?, son dueños de la mitad de Santa Cruz, fijate las carteras que usa tu presidenta "popular", Luis Vuitton, ¿no es burgués eso para vos?. Opino con todo respeto por tu postura, espero no ofenderte, pero para mi la realidad que plantea el gobierno no es cierta. Saludos

fran dijo...

Este artículo es absolutamente falaz, Pino no voto la 125 por encubría un estafa al fisco permitía a las grande cerealeras evadir millones y llevarse miles de millonesd esto ya lo denuncio mas de una vez publicamente, ahora gob Paga deuda con un oscuro canje que encubre un negociado turbio de k, ZaBBATELLA oportunista se dejó cooptar, renovó conseciones petroleras ilegales e infames por 40 años empresas inlesas, VAMOS!!!

fran dijo...

Que nota mas cieber-k-garpado, este gob de izqui paga deuda ilegítima mientras ecuador la reduce y brasil la investiga, trata con empresas inglesas y les cede petroleo, mientras ingles no inveierten es nuetra plataforma antartica como si feura de ellos, la hiper corrupcio k es vergonzosa, Gvirtz y sus progarmas de archivos son proganda k de muy falaz, aguante Pino 2011, el mas chorente valinet y honesto